top of page

La casi derrota de llundubug

Com ja sabeu, fa dos anys que Leonel Virosta col路labora amb nosaltres fent classes de biologia per a infants/adolescent homeschoolers.

D'aquestes classes, una alumna ha volgut compartir amb vosaltres un conte que ha escrit.

Us el deixem a continuaci贸. 鉁嶏笍馃




La casi derrota de llundubug


Hab铆a una vez, una peque帽a ciudad fue formada por un buen rey llamado Buenecillo.

Buenecillo era un joven casado con una princesa del reino de roma. La pareja feliz

descubri贸 una isla llamada tulipania, los dos juntos formaron una ciudad llamada llundubug,

a la ciudad llegaron millones de personas. Tanta gente que termin贸 haciendo unas murallas.

50 a帽os despu茅s llundubug estall贸 una guerra terrible. Unas bacterias entraron tambi茅n

virus y sali贸 un c谩ncer en el castillo o el cerebro de la ciudad. Primero salieron los guardias

o macrofagos principales pero no sirvi贸 de mucho contra la gran inacci贸n de bacterias que

hab铆a, en cuanto a los poblanos no ten铆an mejor suerte los virus les entraban en sus

cuerpos, y el castillo estaba hecho un l铆o con todos los traidores que el rey hab铆a acumulado.

Un grupos de personas llamadas asesinas naturales o NK miraban una por una las

personas de la ciudad y si alguien estaba infectado por los virus se le mataba en la horca en

la que se hab铆a hecho una fila interminable. Los soldados llamaban y llamaban refuerzos

primero a los neutro filos despu茅s a los moncitos de millones de carruajes sal铆an y sal铆an

millones de hombres dispuestos a luchar por la corona y llumdubug y tambi茅n las dentriticas

despertaban a los linfocitos. En el castillo un grupo de revelados intentaba gobernar la

ciudad, unos cirujanos gigantes cortaban con unas tijeras el castillo en las partes que

hab铆an los rebeldes. Lejos del castillo en la ciudad los soldados intentaban matara las

bacterias pero las bacterias no se bencina tan r谩pido ten铆an armadura y cuando quer铆an

escup铆an toxinas venenosas. El virus 馃 ya se hab铆a es terminado y ahora toda la ciudad

luchaba contra las bacterias. El cirujano gigante ya hab铆a exterminado a los rebeldes y el

rey se ocupaba de la ciudad y de las bacterias que la quer铆an atacar y quer铆an tener mucha

jente a la que mandar por lo que obligaron al rey a dar llamada de alarma a los pa铆ses m谩s

cercanos, pero antes de que llegaran la bacterias hab铆an desaparecido y ahora un grupo de

gente muerta herida y cenizas reinaban en la ciudad. Por fin libres de las bacterias del virus

y de los ciudadanos rebeldes, as铆 termina nuestro cuento. Entre virus, bacterias y rebeldes

esta ciudad vivi贸 feliz hasta el final de sus d铆as.


42 views0 comments

Recent Posts

See All
bottom of page